Mis orígenes

No me gusta demasiado hablar sobre mi. Bueno, en realidad no me gusta en absoluto hablar sobre mí, los que me conocen lo saben bien. Y tengo muy claro que, aunque en este pequeño espacio online estará totalmente enfocado a aprender entre todos (vosotros y yo), y que las líneas que aquí escriba bastantes veces se basarán en mi experiencia (profesional), no pretendo en absoluto hacer posts centrados en mi persona. No lo soporto. No me gusta ni el ego ni los egocéntricos.

Pero, aun así, creo que es fundamental que en estas primeras líneas deje constancia de, más que quién soy, cómo he llegado hasta aquí. Cómo me embarqué en el mundo 2.0. Ya sabéis eso que dice que es fundamental conocer el pasado para entender el presente (y prever algo del futuro) 🙂

Nací en 1986 en Barcelona ciudad, donde aun vivo actualmente. A partir de aquí digamos que me salto unos 22 años de golpe y sólo voy a comentar que desde pequeña me ha apasionado la tecnología. A los 10 años tuve mi primer PC (un Pentium a 75 mhz.) y a penas me he despegado de ellos desde entonces.

A lo que iba: a los 22 años me licencié en Periodismo. La comunicación me gusta; el periodismo, no demasiado. Le tengo respeto primero porque mi padre es periodista (freelance, de esos que la gente no tiene tan en cuenta como deberían por el mero hecho de no estar en la plantilla de un medio de comunicación, sin darse cuenta que en la mayoría de casos tienen hasta más mérito), porque me parece una profesión muy digna y, lógicamente, porque me he formado en ello.

Tras algunos meses de becaria en Europa Press Catalunya, donde aprendí muchísimo, salté de improviso al mundo del marketing online. ¡¡HORROR!!, fue mi primer pensamiento. Acepté el trabajo porque veía que la situación ya empezaba a estar complicada (2008) pero tenía claro, clarísimo, que no pensaba dedicarme a ello por largo tiempo.

Con el tiempo, mi trabajo en el departamento de marketing online en un pequeño pero conocido concesionario multimarca de El Prat de Llobregat, despertó mi interés por todo lo que se movía tras esa combinación de palabras “marketing online”. Gracias a la agencia con la que trabajábamos, a mi interés por aprender del tema (lo que más) y al hecho de que en una empresa pequeña se aprende mucho más que en una grande, no tardé mucho a entender y aprender sobre SEO, SEM, conceptos que hasta entonces me sonaban a chino (CPC, CPM, newsletter, leads…). Además, palabras como branding, captación, e-commerce, posicionamiento y otras muchas daban vueltas en mi cabeza, con una sonrisa en la cara, y me hacían pensar que debería hacer algo más por mi cuenta, a nivel proyecto.

En 2009, ni un año más tarde de mi arranque profesional,  me puse con un proyecto puramente SEO a través de un minúsculo negocio familiar de productos esotéricos. Creé una web-catálogo con una apariencia más que digna (nada que ver con la anterior) y conseguí posicionarla en las principales palabras clave que necesitaba. Fue un éxito.

Pero sólo había hecho que empezar, y en 2010 quise más. Hace algo más de 2 años, cuando la crisis empezaba a asomar la cabeza, decidí embarcarme en un proyecto familiar totalmente llevado a cabo por mí y que guardaba cierta relación con el primero. Inversión cero (bueno, cero no… hay que contar los gastos generados en hosting y dominio: unos 60€+ IVA al año. Y no miento) y beneficios, por pocos que fueran…  serían más que lo invertido 🙂

La idea era clara: teníamos un mini negocio familiar de un tema poco común y con no muy buena fama (productos esotéricos) que se dedicaba desde tiempos inmemoriales única y exclusivamente a la venta al por mayor. Iba a aprovechar la expansión natural de Internet para llevarlo a la venta al detall de productos esotéricos (sólo online); el negocio al por mayor seguiría igual, con una web que justo entonces cumplía un año y posicionaba magníficamente.

Y con esa idea, entró un nuevo actor en mi vida: Prestashop, el gestor e-commerce que me ha traído muuuuuuuuuuuuuuuuuchos dolores de cabeza pero muchas satisfacciones. No he dejado de trabajar con él desde entonces. Gracias a él, a muchas horas de dedicación (mayormente nocturnas) y a muchísimo trabajo casi 100% individual, en Octubre del 2010 nacía Productos Esotéricos CM, bajo el lema “Los productos esotéricos de siempre, ¡ahora online!”.

Costó arrancar, no mentiré. Pero no demasiado. Aprovechando cupones de Adwords promocionales (ya os he dicho antes que inversión cero) y un único evento offline que “la empresa madre” tiene en otoño como únicos elementos de promoción, nuestro pequeño e-commerce (y digo “nuestro” porque es familiar, sino diría “mío”, jejeje) empezó a recibir unas cuantas visitas a diario.

Empezaron los clientes, los registros, los replanteamientos de SEO, Mailchimp (insisto: inversión CERO), los Newsletter y, como no, más noches sin dormir cuando tocaba actualizar Prestashop y me temblaban las piernas, pese a las copias de seguridad.

Tan contentos quedamos con el proyecto (en marcha aun, naturalmente) que, justo un año más tarde (veréis que normalmente a mí la inspiración me llega después de vacaciones, entre septiembre y octubre, como con este blog), relanzamos la web “madre” de productos esotéricos al mayor en formato Prestashop, convirtiéndola de catálogo web a e-commerce, muy completa, hasta con modo catálogo para “visitantes” (sin precios) y modo compra para registrados y clientes.

Entremedio de todo este follón (cariñosamente hablando), pasaron muuuuchas cosas. Más allá de que palabras como Android empezaran a sonar día tras día, el implante obligatorio de la TDT y otras cosas varias, empezaron a coger fama y fuerza profesiones de ese incipiente sector llamado Social Media. A mí, lo que más me inspiraba eran los contenidos y entonces, un día, sin más, lo oí: community manager. ¡Esta es la mía!

Soy muy fan de lo autodidacta aunque la titulitis a veces me marca bastante. Desde entonces, me puse aprender todo lo que pude por mi cuenta, combinando algunos cursos presenciales y online con horas y horas de lecturas y práctica.

Lógicamente, mis dos e-commerce me seguían sirviendo de “conejillos de indias” para mejoras SEO, campañas de Adwords y etcétera.

Con todo esto, tras mucho aprender, y convencida que mi base en comunicación era muy buena base, decidí especializarme en Community Management con un posgrado en el tema, poco tiempo de cambiar de trabajo: de márketing online a contenidos y community management, pero sin olvidar lo primero (a partir de aquí ya os recomiendo que continuéis mi trayectoria en mi currículum o en Linkedin).

Lógicamente, soy una apasionada del online, las redes sociales, el 2.0, 3.0, los smartphone y lo que se me venga que suene a “gadget” o “tecnológico”. En casa siempre me encontraréis junto a mis gatos y o bien con un PC, un netbook, el tablet o el smartphone entre manos.

Y con tal perfil y con tal profesión, mi presencia online me importa, y mucho: antes que de ninguna marca, soy community manager de mi misma, y como tal sabía que aun faltaba un algo “más” entre mis perfiles en la Red. Este “algo más” es por fin hoy realidad y estáis en él: mi propio blog. Este blog, el de Elisabet Gómez, que he cootitulado cariñosamente como “Enclave Online”.

Puntuación