¿Quién soy?

Soy Elisabet Gómez, una community manager freelance que en realidad ejerce en varias facetas de la comunicación y el marketing online. Disfruto y aprendo cada día trabajando en el sector Social Media, complementándolo con el marketing online, el SEO, el e-commerce y casi todo lo que se mueve en el mundo online.

Soy licenciada en Periodismo (UAB, 2008), una apasionada de Internet, las nuevas tecnologías, la comunicación y el Marketing online, que ha hecho de ello su profesión. Actualmente tengo la gran suerte de trabajar de lo que me gusta y, además, hacerlo para mí misma teniendo clientes de diversos sectores (TIC, ingenierías, renovables, turismo, etc.).

Autodidacta convencida, confieso que hay ocasiones en que la “titulitis” me vence y me convence, así que alterno las horas y horas de aprendizaje diario (tengo la suerte de dedicarme a algo en que puedo y debo aprender cada día) con cursos, seminarios y formación reglada (Posgrado en Community Management en EAE- OBS; 2012).

Más allá de eso, a nivel personal añadir que soy una amante incondicional de los animales (en especial de Scooby, Lucky, y Puma y Vlad), de Barcelona (de la que además de llevar un blog sobre la ciudad, también formo parte del innovador programa Google City Experts), del mar Mediterráneo y de mi familia. Me encanta comer bien y me veréis casi siempre móvil en mano, haciendo fotos, Twitteando, GooglePluseando, y al día de lo que pasa en mi entorno. Always (ON)line 🙂

¿Qué me diferencia de otros community manager freelance?

Como profesional hay que tener los mismos valores que en la vida personal. Por eso, no sólo como community manager sino como persona, me distingo por mi sinceridad, honestidad y la polivalencia.

Por suerte o por desgracia (y lo digo apelando a la masificación…), en los últimos años hemos visto que la digital profesión del community manager se ponía de moda y, como suele pasar en todo en esta vida, la cantidad pierde a la calidad; una masificación que vino dado, en buena parte, por la proliferación de cursos online de 50€ distribuidos a través de plataformas de la siempre polémica (y engañosa) compra colectiva.

Los primeros community managers surgieron de la experiencia, del tratar con el público objetivo y los clientes de las marcas; en muchos casos incluso se trató de la evolución natural de muchos bloggers (los “de siempre”, los que en 2002, cuando yo aun no había terminado ni la ESO, ya tenían un blog…).

Empecé mi relación con el community management antes de formarme (de forma más o menos reglada) para ello. Es algo que no me importa reconocer y me siento orgullosa. Fue el “prueba y error” lo que me dio una buena base de experiencia, a la vez que coincidí trabajando en una PYME que apostaba fuertemente por el marketing online y me permitió implementar lo que iba aprendiendo.

Posteriomente, en 2012, sentí la necesidad de formarme con un postgrado, como ya he mencionado en los párrafos anteriores. Y ahí es donde aprendí sobre metodología, que siempre es bueno aunque muchos no lo consideren imprescindible.

Sin embargo, ya he dicho que me distingo por la honestidad. Soy honesta con mis clientes y con mis posibles clientes (y estoy segura que por ello se me ha escapado más de uno). Las redes sociales no son necesarias para todos los negocios. Quien diga lo contrario, MIENTE. Porque la ferretería que hay debajo de mi casa no necesita estar en Facebook ni montar un blog (a no ser que venda online, claro…); lo que necesita es que la gente que vive a 15 minutos de aquí andando la localice rápidamente cuando busque “ferretería Barcelona” y lo haga a través de su dispositivo móvil (por lo tanto, buscando en alrededores), y eso atañe a Yelp, posiblemente el moribundo Foursquare y, lógicamente, a Google (en muchas de sus facetas).

Muchas veces me encuentro con empresas que me contactan comentando que necesitan “un community manager” y, tras explicarme sus inquietudes y sus objetivos, es clarísimo que no, que no necesitan una estrategia en redes sociales, sino que lo que necesitan es un buen posicionamiento SEO de su web, una campaña de Adwords o, a lo sumo, sólo trabajar Google+ en una estrategia de Geolocalización (típica respuesta: “Sí, en Google Maps ya estamos…”. Y ya es mucho, porque a veces ni eso).

Y aquí entra en juego mi segundo factor diferencial: la polivalencia. Porque no hay nada peor que decirle a una empresa que busca ayuda “no… no necesitas un community manager” (cuando realmente lo cree), a no ser que añadas “pero tranquilo, puedo ayudarte en lo que necesitas. Sé qué quieres y sé cómo hacerlo“. Combino mis labores de Social Media con posicionamiento SEO y, en ocasiones, campañas SEM.

Dicho esto, pongo toda mi experiencia, honestidad y polivalencia como community manager freelance y profesional del marketing online a vuestro servicio.

¿Hablamos?